Botox.png
Toxina botulínica Daniel Vesga Cirugía plástica

Toxina Botulínica

Es una sustancia que se inyecta estratégicamente en los músculos de la cara para paralizarlos parcial o completamente de forma temporal, disminuyendo las líneas de expresión que se crean por la contracción durante la mímica facial. Puede ayudar no solamente a disminuir las arrugas (líneas de expresión) sino también a prevenir que estas cada día se hagan más notorias, permitiendo que tu cara se vea mucho más juvenil.  

 

Uno de los mitos más frecuentes es la idea de que quedarás sin expresión o sin poder expresar con tu mirada lo que sientes; claramente tu aspecto cambiará por uno más juvenil pero no dejarás de transmitir, mediante tus gestos faciales, tus sentimientos o tus ideas.

Por otro lado, ten la tranquilidad de que el aspecto de la cara y el funcionamiento de la musculatura facial regresará gradualmente a su estado normal una vez la sustancia va perdiendo su efecto. Es un procedimiento sencillo, ambulatorio y poco doloroso, permitiendo que en pocas horas los pacientes recuperen su vida cotidiana normal. La duración del efecto suele ser entre 3 a 6 meses y por tanto se hace necesario la aplicación de nuevas dosis.